En el bosque, bajo los cerezos en flor de Ango Sakaguchi

🎙 Ezequiel Olasagasti

Escuchá la columna acá 👇

Ango Sakaguchi, escritor y ensayista japonés nacido en Niigata (1906-1955) fue miembro de la «generación de la decadencia» y formó parte de un movimiento literario muy centrado en el género fantástico, de misterio y terror, con tintes eróticos e inspiración de la bohemia francesa.

En 1922, tras agredir a uno de sus profesores, fue enviado a Tokio a estudiar donde entró en contacto con la efervescente vida cultural y comenzó a interesarse por la lectura. En 1928 comenzó a publicar sus inconfundibles relatos en los que mezclaba elementos grotescos e irracionales con el terror y la caricatura.

Durante los años finales de la guerra, sus ensayos inconformistas y lúcidamente provocadores desataron una oleada de entusiasmo y lo situaron entre los autores más representativos y originales de la posguerra.

El abuso de somníferos y alcohol mermaron su salud pero no su talento, pues siguió escribiendo hasta 1955, cuando murió a los 49 años de un aneurisma cerebral.

Click en la portada para acceder al libro

En el bosque, bajo los cerezos en flor, puede y debe considerarse, sin duda alguna, una obra maestra del fantástico más grotesco, inquietante y poético”, Jesús Palacios.

Un despiadado ladrón se ha instalado en las montañas y aterroriza a los viajeros que osan cruzar el solitario paso de Suzuka, un camino poco frecuentado que atraviesa un misterioso bosque de cerezos. Un día, en una de sus habituales fechorías, el ladrón cae rendido ante la arrebatadora belleza de una enigmática mujer y decide llevársela consigo para convertirla en su esposa. Subyugado por su hermosura, el bandido se desvivirá por colmarla de oro y joyas y accederá a trasladarse con ella a la capital. Una vez allí, el deseo irrefrenable de la caprichosa mujer lo sumirá en una vorágine de muerte y locura que solo podrá llegar a su fin de una única forma.

En el bosque, bajo los cerezos en flor es la esencia misma del relato fantástico y de horror, aquel que se basa tanto en lo contado como en lo que no se cuenta y donde el verdadero miedo yace en la naturaleza misma de la vida y sus preguntas sin respuesta.

Incluye también La princesa Yonaga y Mimio y El Gran Consejero Murakami otros dos relatos de Ango Sakaguchi protagonizados por mujeres fatales en los que la belleza se torna en perversión y el deseo, en violencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.