No estamos aquí para entretenerlos, se presentó el rockumental “Songs of Injustice”

✍ Marcos Bentancourt

Se llevó a cabo la exposición del documental sobre heavy metal latinoamericano “Songs of Injustice” junto a su director, Nelson Varas Díaz, e imprescindibles investigadores, artistas, periodistas y escritores de la escena metalera local. Míralo completo acá!

“La mayor parte de los documentales que existen sobre el heavy metal son horribles porque nos informan sobre cosas que nosotros ya sabemos, como cuáles son las bandas, los discos y sus fanáticos. Creo que los documentales del género tienen que abordar otros temas y enfoques, como lo que este está haciendo en Latinoamérica. Los del norte global obvian eso por completo porque sus documentales están hechos para un público que paga para consumirlo como un entretenimiento”, explicó el jueves el director Nelson Varas Díaz durante la presentación de su largometraje “Songs of Injustice: Heavy Metal Music in Latin America” realizada en el Centro Cultural de la Cooperación. El Grupo de Investigación Interdisciplinaria sobre el Heavy Metal Argentino (GIIHMA) se encargó de organizar el evento que contó con la presencia de Gustavo Zavala, de Tren Loco y S.U.R; Pablo Alejandro Trangone, de Arraigo; y el infaltable periodista y escritor Gito Minore. El objetivo fue proyectar un fragmento de la pieza audiovisual y dialogar sobre la misma con los invitados y el público.

Gito Minore, encargado de moderar la charla, reveló que este es el tercer largometraje realizado por el director puertorriqueño. El primero se estrenó en 2015 bajo el nombre de “The Distorted Island” donde exploró la emergencia y el mantenimiento de la escena metalera de Puerto Rico. Aquel continuó su investigación al año siguiente con “The Metal Islands”, el cual indagó sobre este género musical de forma conjunta en las islas de Cuba, Puerto Rico y República Dominicana. El reciente “Songs of Injustice” sigue el recorrido por Latinoamérica para entrevistar, investigar y trabajar con diferentes bandas e intelectuales provenientes de Perú, México, Chile y Argentina. En nuestro país toma como testimonio a las bandas Tren Loco y Arraigo, como también a académicos de la talla de Emiliano Scaricaciottoli, integrante del GIIHMA.

Foto: Ambar Violeta Ph

Nelson Díaz, quien además es psicólogo social y profesor de la Universidad Internacional de Florida, manifestó los motivos que lo llevaron a crear este documental. Planteó que el mundo académico de los países centrales se ha limitado a abordar el heavy metal como una transgresión de dos formas distintas. Por un lado, esa academia ha afirmado que, a diferencia del punk, el metal no es un género que asume temas sociopolíticos, sino que se circunscribe al hedonismo. Por otro lado, otro grupo de intelectuales ha indicado que si el metal es transgresivo es porque está hecho por una clase media cuyo sueño no se pudo cumplir. Sin embargo, Díaz difiere: “Cuando vos viajás por los países de América Latina hay momentos en que el metal no tiene nada que ver con la clase media. Entonces, uno empieza a encontrar fisuras en esa literatura escrita desde Inglaterra y los Estados Unidos porque se han hecho como se suele decir: mirándose al ombligo. El enfoque de este documental, que es más sociocultural y sociopolítico, es una manera de demostrarle al norte global académico que hay otras formas de hacer investigación sobre heavy metal. Se trata de examinar qué está haciendo este género en una perspectiva más involucrada en su contexto”, declaró Díaz.

El fragmento que se proyectó en la sala cubrió la segunda mitad de la película con el caso de Chile y el surgimiento de las bandas metaleras durante la sangrienta dictadura de Pinochet. La siguiente etapa prosiguió con Argentina y la relación entre su movimiento metalero y la cultura del aguante analizada desde la perspectiva  de su realizador. Luego, los presentes aprovecharon para comentar sobre la pieza audiovisual. “Desde la clase trabajadora uno debe su sustento al sacrificio y a entender que hay valores que no se venden en la farmacia, como el respeto, la amistad, el trabajo o el amor por un ideal. A veces cuando te metes con el ideal empezás a ser peligroso para el sistema hasta que te das cuenta que fuiste postergado. De ahí viene la necesidad de expresarse y no quedarse callado desde el heavy metal”, señaló Gustavo Zavala, bajista de Tren Loco. A continuación, tomó la palabra Pablo Trangone, vocalista de Arraigo para plantear que el heavy metal es un símbolo en pugna: “El metal ha sido ecologista, bizarrista, fascista y comunista. Hoy es todo eso en distintos grados en nuestro país. Después, si hablamos de una expresión nacional de nuestro género mi pregunta es: ¿Estadísticamente no está más vinculada a la visión más conservadora de la clase trabajadora que a una visión más progresista de la misma? Lo que sí tengo en claro es que estamos desafiados, cada uno desde su lugar ético, estético y cotidiano, a recrear las formas de resistencia”, propuso Trangone.

Nelson Díaz, Gustavo Zabala, Pablo Trangone, Emiliano Scaricaciottoli y Gito Minore
Foto: Ambar Violeta Ph

La charla culminó de la mano de Díaz, quien expresó que todas las instituciones tradicionales que en algún momento le sirvieron para desarrollar conciencia crítica sobre diferentes temas se desplomaron. En este sentido, resaltó que el heavy metal siempre lo ayudó a generar un pensamiento crítico y que esta función todavía se encuentra en muchas personas. “Si el metal nos invita a pensar críticamente sobre estas cosas, ¿En qué medida también nos podría invitar a actuar críticamente? Creo que no es solamente estar en mi casa escuchando música y decir: ah yo estoy en contra de esto o pienso diferente al establishment. Se trata de que cuando uno apaga la música pueda actuar de manera diferente, ya sea socializando a tus hijos o interactuando con tus amigos. Si el metal logra hacer eso entonces creo que se convierte en algo que amerita ser promovido y querido”, reflexionó Díaz.

En esta misma línea se ubicó Gustavo Zavala: “Cuando decimos ‘no se rindan’ significa ganar las calles. Hace poco se hizo el festival ‘Nunca Más’ en conmemoración del último golpe de Estado. Para mí el metal tiene que ver con eso. No es solamente explicar con palabras, sino poner el cuerpo e ir. No es sólo decir quién sos y de dónde venís, sino cambiar lo que está. Y una manera de hacerlo es no quedarse quieto, no tener miedo y movilizarse”, finalizó.

Mirá el rockumental completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.