Cosificación de la mujer en las fiestas de egresades

🎙 Andrea Baéz

Escuchá la columna 🔽

Las fiestas de egresades siempre están en boca de todes, ya sea por
los escandalosos UPD (ultimo primer día de clases), por los
excesos de alcohol que estos implican o la manera que se
comercializan.


Nos encontramos ante una mercantilización, hegemonía,
invisibilización de la diversidad, vergüenza, sexualización y
cosificación de adolescentes.

Dicha fiesta ya comienza a ser organizada un año y medio antes,
donde comienzan las discusiones de que si una quiere un remerón
y otra corpiño y bombacha, que color de lentejuelas, que si mas
corto o mas largo y ya sabemos que el mas corto siempre termina
ganando, es lo que vende en parte la fiesta.


Se da inicio a la oferta a través de las redes sociales, donde se
crean cuentas de Instagram con el nombre del colegio y la fecha
del evento,(por ejemplo:14Dnombredelcolegio). Luego se elige
una foto de perfil, que debería representar al grupo, sin embargo,
muchas veces la foto es un par de tetas o un culo en primer plano,
que suele llamar mas la atención que una foto grupal. Existe algo
llamado “Wanted”, por el cual un grupos de estos egresados suben
a sus cuentas de Instagram una lista de nombres de compañeros, a
los consideran que están lo suficientemente buenos como para
querer “darle”. Además, existe un perfil de otra red social, en la
que hacen preguntas anónimas y les egresades se encargan de
responderlas, para luego compartirlas como historias en Instagram,
donde se los adjuntan con nombres de los que ellos consideran que
no están para “darles”.


El problema con esto, es como a una joven edad se naturaliza, que
hay que hacerlo de esta manera porque “es así”, “es lo normal”,
como si ya existiera una lista de pasos a seguir para el supuesto
éxito de la fiesta.


El feminismo viene trabajando hace años con #niunamenos, la
cosificación de la mujer, los desordenes alimenticios, el temor a
salir solas a la calle, por eso, es importante visibilizar y mas en esta
edad, que esto es erróneo, es un retroceso donde normas
patriarcales vuelven a ganar y no lo podemos permitir.


Muchos dicen que si no te gusta, no tenés que participar y listo,
pero no es una cuestión de participación, es cambiar la situación,
dejar de minimizar, cuestionar esta manera cruel y desagradable en
las que se exponen las adolescentes, ya no queremos fiestas en las
que se tengan que vender a través de fotos mostrando el culo y las
tetas, muchos pies de estas fotos son “un poco de lo que se habrá
en la fiesta”, faltaría que les pongan precio y listo, que comience el
remate.


Son adolescentes, muchas de ellas menores de edad, es peligroso
que naturalicen este ambiente ,donde otra persona te pone un valor
basadas en estereotipos y si no encajan, generan estigmas de dolor
que pueden durar toda la vida y pasamos que la fiesta de egresados
sea algo que quieren olvidar.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.