Venom: el infierno arrasó Buenos Aires. Crónica y show completo [HD]

Por Federico Ramundo

Gran fiesta se vivió anoche en El Teatro de Flores, con público en alrededor de un 70% de su capacidad. Metalerxs de todas las edades disfrutaron de la banda británica que dio a luz la concepción del metal extremo y fue pionera en incursionar en lo que pasada la década de 1980 fueran los subgéneros thrash, speed, death, black, doom e incluso (en palabras del propio Cronos) “power metal”. Ya sin Mantas ni Abaddon (que siguen la misma, pero bajo el rotulo de Venom Inc.), los más jóvenes La Rage y Danté (en guitarra y batería respectivamente), hicieron un acompañamiento soberbio del cantante y bajista, que actuó como si no hubieran pasado casi 40 años desde el comienzo de la leyenda.

IMG_3351

En la previa habían abierto Hamvides, Metalepsia, Methrasheros y Castigo. Lamentablemente por las corridas de un día entresemana, no pudimos llegar a verlos.

Pasadas las 21.25 las luces se apagaron, se abrió el telón y empezó a sonar la intro de algo más de un minuto para generar aun más expectativa. En el primer tramo se sucedieron casi sin respiro posible: Long haired punks, The death of rock ‘n’ roll  (de su último álbum From The Very Depths, 2015), el primer clásico Bloodlust (simple de 1982) y Smoke (otra del reciente From…).

Luego continuaron con Pedal to the metal (Fallen angels, 2011), Grinding teeth (también de From…), el segundo clásico de la velada Buried Alive (Black metal, 1982), Pandemonium (Resurrection, 2000), The evil one (Cast in stone, 1997) y la emblemática Welcome to hell (del disco homónimo, 1981).

Ya en el tercer tramo del show, empiezan a sucederse canciones más clásicas y cada vez más festejadas: Countess Bathory (Black metal, 1982), Fallen angels (Fallen angels, 2011) Warhead (del simple homónimo de 1984) y Rise (del último álbum)

Un show implacable de poco más de 70 minutos, con una lista de temas atinadísima donde intercalaron la historia del legendario Venom, con los temas de la actual formación. Para los bises, estuvieron las infaltables, que dejaron al público sediento de un pronto regreso de Cronos y cía: Black metal (1982) y Witching hour (Welcome to hell, 1981)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.